os gusta el nuevo relato sueños de una cazadora??

Avatar

Avatar

domingo, 20 de diciembre de 2009

Sueños de una cazadora

PROLOGO

Un nuevo rayo cruzó fugazmente mi ventana y desapareció en la oscuridad de la noche. Me encogí aun más debajo de las mantas, asustada y volví a mirar por la ventana para mirar el desolador paisaje.
El cielo estaba completamente negro y apenas había luz, pero debido a las nubes y a los rayos de luna que pasaban a través ellas adquiría un tinte sobrenatural. El bosque que rodeaba la casa no podía verse si no pasaba un rayo y lo iluminaba momentáneamente y tenía miedo de lo que podía encontrarme en él con el próximo rayo de luz.
Desde aquí podía oír los gritos de mis padres peleándose en su habitación y los sollozos de mi hermano pequeño. En ocasiones, tenía muchas ganas de huir de aquello.
Dejé que una lágrima resbalara por la comisura de mi ojo y cayera sobre mi mejilla sin apartarla, sin tener que fingir que no pasaba nada. Notaba que mi vida era monótona, vacía y sin ningún sentido y aquello no era algo que yo hubiese elegido, nadie lo habría hecho.
Recé con los ojos apretados con fuerza para que todo cesara.
Quería que mis padres dejaran de gritarse y decirse cosas sin vuelta atrás y quería que mi hermanito Tommy no estuviera triste. También quería poder salir de aquí y abandonar toda una vida que no merecía la pena en absoluto.
Lo malo era que de tanto tiempo viviendo de este modo, estaba empezando a acostumbrarme.
Los temblores de la casa se intensificaron y me encogí aún más, gimiendo y sin querer levantar la cabeza de entre mis rodillas. No me atrevía a salir de mi viejo cuarto y arreglar las cosas.
Hasta que oí un ruido que me hizo ponerme en pie de un salto.
Provenía de la puerta de entrada, alguien la había abierto de par en par y de malos modos. Casi podía notar cómo el aire se colaba por el hueco e inundaba cada rincón de la casa y eso me enfureció.
De repente, tan rápido como habían empezado, los gritos y los sollozos cesaron y la casa quedo completamente en silencio salvo por el sonido del viento que silbaba entre los polvorientos muebles.
Abrí la puerta rápidamente y salí al exterior para ver qué había ocurrido y para cerrar la puerta y vi una figura alta y ancha recortada contra la luz de la luna, justo en el rellano de la puerta.
Me quedé paralizada unos instantes sin saber qué hacer.
- Te estaba esperando- escuché, antes de intentar huir de nuevo hacia mi cuarto.

1 comentario: